Logo Trefilados

Logo Ofisur

FISICOMED

sábado, 20 de junio de 2015

8 KABRAS EN LA GRAN VUELTA AL VALLE DEL GENAL (29-10-2014)


LA TOMA DE CONTACTO:


El haber salido prontito desde Kórdoba, permitía a los del primer vehículo hacer un poco de turismo por el Valle del Genal. Nuestra pareja de oro, posa en el Mirador del Fraile, uno de los tropecientos miradores que hay, cada cuál más alucinante.


Rodeando, al que se esperaba que pusiese el Valle del Genal a sus piés. Al final, no pudo ser. José Javier Torres no se encontró bien y decidió abandonar. Las kabras, no teníamos opciones. Terminar era nuestro objetivo. Y disfrutar.



El morillo, haciendo de postal personalizada, de una postal en la que "sobra". Algunas vistas son tan bonitas, que las personas casi están de más, y lo que queremos ver es el Valle, la paz de la mecedora, la mesa con tu cervecita fresca, las nubes pasando por el horizonte, la brisa con olor a leña de alcornoque y castaño...




Los "vecinos de arriba", chequeando el bungalow. Como llegaron los primeros, se cogieron las habitaciones que quisieron, y a los de abajo, los dejaban acojonados cada vez que se movían, pues parecía que se iban a derrumbar encima los techos de madera. Un "Paecito", lanzado desde 4 m, es mortal de necesidad.


Nuestra asistente externa y de lujo. La mejor de todas las posibles. No sólo nos esperaba en casi todos los avituallamientos, sino que algunas veces se desplazaba para esperarnos y correr algún Km con nosotros. Eres un ángel, Cris, y no de Charly, sino de Kabras.



De las pocas veces, que Paecito se descuelga la mochila y la abre para meter o sacar cosas. Como tenga a alguien al lado, se lo pone de sirvierte, como si la tuviera pegada a su espalda. Menos mal, que lo ven con cara desesperada, y a nadie le cuesta hacerle el favor.


La comprobación del material obligatorio de Paqui y de Alfredo. Hasta 3 veces más nos lo exigieron a lo largo del camino, incluso en meta, y en todas las okasiones, las kabras cumplieron con el porteo de los requisitos, aunque apenas hizo falta, dado que hizo un clima superbenigno para correr un ultratrail.


Alfredo no fue como Kabra, pero vino enKabritado. Y ese proceso lo vivió como una auténtica fiesta, rodeado de amigos de "toda la vida". Cosas, que es posible, que sólo ocurran en Kabras Lokas.


De las 14 féminas de la prueba, Kabras aportaba a 2, o sea, 1 de cada 7, eran de Kabras. Si Cris se alista también, hubieramos inscrito a 1 de cada 5, lo cuál no está nada mal para un klub surgido de la nada.



Todos íbamos con la profesión de peluquero en nuestro interior. Todos queríamos cortarle la kabellera al Genal. Y no es que el Genal no tuviera "Pelos de Cochino" para no dejarse rapar, que los tenía, y muchos, y no sólo por los Km.


El que iba a ser a la postre el héroe de la expedición. No llevaba nada a favor. No había hecho los deberes de perder unos kilillos de abdómen; había petado en los tres últimos intentos de ultra sobre los Km 40-55, y no había tenido un buen entrenamiento de fondo en las últimas semanas. Pero está claro, que no contaban con su mente y su voluntad.



Reencuentro de los dos vehículos, y ya todos, con dorsal y con el equipo comprobado, nos vamos tan contentos a dormir la noche previa a la karrera. La "alea iacta est" se nos queda corta para todos nosotros.


La cena en el camping, la tuvimos que hacer a base de tapas. Los garbanzos con callos, hicieron reacción en el intestino de Paecito, y luego, "pasó lo que pasó". Pero el efecto de los callos, tuvo que ser milagroso.


Los fastidiosos "vecinos de arriba". Paecito tirándose pedos a las 3 de la mañana, y con unas ganas de charlar a las 4 que no dejó ya a nadie dormir. Y su hemano Dani, le seguía la corriente. ¡¡¡Pa matarlos!!! ¡¡A los dos!!

Haciendo los preparativos últimos para salir a torear al toro de los 125 kuernos. ¿Qué como y cuánto?, ¿qué ropa llevo?, ¿hará frío? ¿lloverá? ¿bastones: sí o no? ¿guantes? ¿sales? ¿bocadillos? ¿cámelbak o dos botes? ¿omeprazol y antiinflamatorios o a pelo? ¿gorra o bandana?... ¡¡¡Cosas de ultra-runners!!!


Madrugada en Benarrabá. Momentos previos a las 7:00 de la mañana, con los dorsales y los frontales puestos para enfrentarnos al desafío del Genal. 125 Km, ("o más"), nos esperaban por delante.


EL DESARROLLO DE LA KARRERA:


Papi, se encargaba de Paecito, hasta llegar al Jardón, así que íbamos en kola de grupo. Pero aún así, Paecito estaba fuerte, y en las bajadas trotaba como una lokomotora y alcanzábamos continuamente al grupo. Su hígado, se había convertido en una mákina de vapor, y bombeaba energía a diestro y siniestro, para mover lo que hiciera falta.

Reagrupamiento, para sacar la vistas. No es posible sacar una vista del Genal en una sóla foto. Necesitaríamos un diaporama de 360º para ver la magnificencia de los encuadres con sus montañas y su vegetación. Nos tenemos que conformar, en cada ocasión, con "trocitos de cielo", y por entregas.


Bajadita, típica de Genal. El sendero en buen estado, seco y con muy buen agarre, sinuoso, y con muchísima pendiente. Disfrutando a tope, aún a sabiendas, de que lo "weno" dura poco, y nada más llegar a un arroyo, comienza otra cuesta de vértigo.


Las pendientes de los kortafuegos eran de vértigo. En éste, previo al avituallamiento de las Corchas, se suben pendientes con más de un 36 % de desnivel. Pero Paecito, en ese momento, ni con la ayuda de su Papi, ni la de los palillos. Decía: «Párate Papi, que estoy reventao».


La subida a Genalguacil, se hace por un sendero frondoso y sinuoso, parecido al de una selva amazónica, tal vez un poco más seca, pero no por ello, menos preciosa y reconfortante.

En Igualeja, parada con fotos para ver el precioso nacimiento del Río Genal, que le da nombre a todo el Valle.

En algunos momentos de mediodía, llegó a apretar el kalor. Y encima, cuando coronamos el Jardón, nos escontramos el avituallamiento sin agua. Pero, en definitiva, disfrutando en general, de una magnífica organización, y de un gran calor de todos los voluntarios en los avituallamientos y de los genaleros en cada uno de los pueblos.


Entrega de la mochila intermedia en Parauta, y oportunidad para darles una tregua a los matratados pies, y un buen plato de pasta con atún al desnutrido estómago. Paecito, se había quedado rezagado, pero nada más salir nosotros de este Pueblo, llegaba él cantando "Eeeeeeneeeerrrrgyyyyy"


Papi, haciendo una mueca en Parauta. La noche se echaba encima, había que ponerse alguna ropa más de abrigo y encarar los últimos 59 Km en buenas condiciones. En ese momento, su preocupación era Eva y el estado de su rodilla. Paecito, había tomado la alternativa y venía por detrás, y Paqui, estaba bien superando su migraña. Por eso, la gorra, le va un poco estrecha, porque tiene en su kabeza a todas las kabras.



«OCHO KABRAS EN EL MÁGICO BOSQUE DEL GENAL».



Este post, se lo podía dedicar a cualquiera de las 8 kabras del Genal. Todas y cada una de ellas, se lo merecen como la que más.

En una prueba, que está considerada como una de las 3 más duras de toda España, siendo Campeonato de Andalucía en esta ocasión, no podía faltar una nutrida representación del club KABRAS LOKAS TRAIL KORDOBA en ella.

->Mi post podía ser para JuanMa Pedrosa, "Papi", con su DÉCIMO ULTRA, en SEIS MESES... ¡¡¡IMPRESIONANTE!!!


 La entrevista del speaker a la Segunda Veterana de la FAM, y el arquero Légolas, buscando su punzón para marcar su tiempo en meta. Légolas no tuvo en esta carrera que disparar a ningun Orko, puesto que los orkos empezaron a korrer desde principio de la prueba y él se dedico a echarles "una mano" a sus kabrillas.


->Para mi gran amiga, Paqui Serrano, obteniendo un subcampeonato de Andalucía, y haciéndonos sentir orgullosos de su fuerza, compañerismo, humildad... GRACIAS PAQUI.



Paki y Papi, en 27 horas y 32 min, haciendo unos últimos 5 Km vertiginosos para que nadie nos enseñase la espalda. Si hubieramos corrido toda la prueba como esos 5 Km, la habríamos ganado sobrados.


->Para Eva Blasco, "La Paya", que se embarca en un ULTRA DE 125 KM, con dolor en la rodilla, y llega hasta el Km. 96, y muy bien... Para mí, eres FINISHER. ¡¡Enhorabuena!! Además, compartiendo. Muy buena compañera, demostrándolo en cada zancada, y ayudando mucho, una vez retirada... GRACIAS A TI, todo fue más fácil... ¡¡¡Nos vemos en la Próxima!!!


La entrada de Alfredo, con 28:35, en dos tiempos, Había que llegar al caballete de control y "pasar el capullito del chip por su agujero"; pero él no tuvo bastantes obstáculos durante el kamino y se encontraba fuerte el berrako...


->Para Alfredo Laguna: fuerza, corazón, amigo desinteresado, nobleza, dureza, sacrificio... Todo eso, te hace grande... Ver la imagen de cómo salta el caballete, después de más de 28 horas, corriendo casi 140 Km, fue espectacular. Es un placer compartir aventuras contigo."


Segundo tiempo, y salto total. El speaker se kedó, un poco desatentao. No había visto nunca la llegada de una kabra a meta, pero nunca te acostarás sin haber vivido una experiencia más. Magnífico, el final de karrera de Alfredo. De menos a mas, después de haber pasado por una cierta fatiga y cansancio a mitad de la prueba. Aprobado tu examen de Ingreso en Kabras con Sobresaliente "kum Laude".


->Para Cristina "Tortuga". Mi post, iba a ser para tí; salvo, que ocurriera, lo que más tarde aconteció. ¡¡¡Gracias a ti, acabé el Ultra GVVG!!! Verte en los puntos de control, me daba un aliento inigualable; trotar contigo unos metros, nos resultaba mágico, nos daba energía tu sonrisa... tener tu amabilidad y simpatía en todo momento, nos hizo continuar... Sin tu presencia, no hubiera podido ser Finisher.


Y la entrada de Rafalin y el Moro, con 31:06 horas. Apoyándose, al final, el uno en el otro, para conseguir el objetivo, y no quedarse por el kamino. Cuando flojea tu motor, el empuje del motor de un amigo te lleva a rebujo, y los flaqueos se autocompensan y se anulan mutuamente, y el vector resultante, siempre tira hacia delante.


-> Para Rafael Priego... Llegar a meta juntos, quedará grabado para siempre en mi corazón, en mi mente... No tuve dudas, hace varios meses en confiar en Rafa, como compañero de aventuras, y no me equivoqué... Grandes momentos de risas y de sufrimiento que no olvidaremos y que hacen que esto, merezca la pena y mucho. ¡¡Su primer ultra, y ser finisher!! Te mereces lo mejor... Me siento privilegiado de haber compartido contigo esas 31horas 6'... MIL GRACIAS POR TODO.


Compartir esos Km finales y darse uno a otro la fuerza moral para sacar fuerzas de flaqueza y conseguir el objetivo juntos, es algo que te marka de por vida, y si ya la amistad era fuerte, esas vivencias, te acompañarán siempre.


->Pero, PARA TI ES MI CRÓNICA: PAECITO ROCA VALLE. Hace varios meses, que nos embarcamos juntos en un proyecto solidario contra el cáncer infantil (www.migranodearena.org), para recaudar todo lo que se pudiera para esta causa, y que consistía en COMPLETAR LOS 125 KM DEL ULTRA TRAIL GRAN VUELTA VALLE DEL GENAL (U.T.G.V.V.G.)




Paecito, en el escenario, con miles de emociones pasando por su mente, y los demás, anonadados, con las lágrimas saltadas o estupefactos por su hazaña. A Paecito se le atropellaban las palabras y apenas podía hilar un discurso coherente, pero nada más verle, irradiaba simpatía y emoción.



Han sido muchos días hablando contigo, preparando entrenos después de días de mucho trabajo y sacrificio, y solamente estar en la línea de salida juntos, tras un viaje espectacular, y rodeados de tantos amigos, en el camping cercano a Benarrabá, ya por sí sólo, merecía la pena todo el sacrificio.

Tras las risas, buenos momentos, con todos los compañeros y los nervios de la recogida de dorsales, nos encontrábamos en la línea de salida, las 7 kabras y nuestra Cris... y NINGUN@, podíamos imaginar lo que sucedería tras más de 33 horas de espera, y cuando ya planeábamos salir en su búsqueda para recogerlo por el camino. Por eso, lo del "bosque mágico del Genal". Y os lo aseguro que lo fue... 



Paecito Roca Valle, con las llaves del Genal, la medalla de Fínisher, y la eskoba que le ayudó a hacer con compañía los últimos 35 Km. No era necesaria, porque tenía escrito en su mente que iba a llegar a meta, como Lawrence de Arabia, que iba a cruzar el desierto y se iba a presentar en Aqqaba.


Tras 40 Km juntos, los 7 pasamos el primer control de corte en Jubrique, con 2 horas de adelanto. A partir de ahí, comienza el "Cuento de los Pitufos"...

«Nuestro padre, "Papá Pitufo Pikona", pasado el monte del Jardón, le dio un besito de despedida a Pitufo Paecito, y le dice que: "se quedará solito 85 Km; que tenga cuidado con Gárgamel, que estaba escondido en los Riscos de Cartajima, cerca del poblado Pitufo de Júzcar". 


La apariencia de Gárgamel es engañosa. Uno a uno, iban cayendo los pitufos en sus redes, a los que cortaba el brazalete del chip y "ensartaba" en sus lazos de pitufos disekados. Pitufo Paecito tenía suerte si escapaba de sus garras. Más de 100 pitufos cayeron por el camino.

Esa era la gran prueba para coronarse como "Pitufo Ultrero" en el poblado de Benarrabá...

Muchas trampas para pitufos tendría que sortear, el pitufo con más grande corazón que jamás haya existido... Quedarse sin luz en zonas complicadas, caer en alguna trampa de cuerdas, sortear ríos y arroyos... Pero el pitufo continuaba inquebrantable su aventura, poblado a poblado... 

Los demás pitufos y pitufinas, continuábamos nuestro camino dificultoso, asustados al ver las trampas y escuchar los ruidos, que hacían presagiar la derrota segura del Pitufo Paecito. 


Paecito con su Smigool. Con esa patillas, poco pudo hacer para que Paecito subiera los kortafuegos. Así que Paecito tuvo que echar el resto para llegar a meta. Pero aún así, un kompañero de kamino, que te haga de varilla pikona, y que no te deje caer, vale su peso en oro... ¡¡¡O en castañas!!!


Pero ocurrió la magia, y con la ayuda de su amigo, el escoba "Pumuki", el pitufo Paecito llegó a Benarrabá, sin ser capturado por Gárgamel... Toda la aldea aplaudía y lloraba de alegría. Fue nombrado "Pitufo Ultrero" y se le entregaron las llaves del mágico bosque del Genal.»


Pitufo Paecito, no llevaba el gorro azul, sino el amarillo, pero todo era una estrategia para engañar a Gárgamel, que al final dio resultado. Gárgamel no lo vio, no se lo comió, y Paecito se hizo ultrero, y se llevó su medalla de Fínisher, y su kamiseta del runner caido por el suelo a base de castañazos del Genal.


Me gustaría terminar diciendo, que el corte de cabellera de PAECITO Roca Valle al Genal, me dio más alegría que el momento en el que me colgaron mi medalla.

TE QUIERO MUCHO, MI PAECITO.

DANIEL SANTIAGO.




La llegada de Paecito con el Escoba que lo acompaño desde el Km. 100, y con el que iban cerrando todos los avituallamientos.


La pobre Eva, empezo a llorar, cuando Paecito entró en meta, y nos creemos que todavía no ha dejado de llorar, y lo hace, cada vez que lo recuerda. Y es que a Paecito se quiere como a un hijo. Ella no pudo conseguirlo, pero se hizo más de 96 Km peleando con una rodilla en malas condiciones y atiborrada de antiinflamatorios. Pero con su gesta y la de Paecito, obtiene de esta prueba, el mismo triunfo que el resto, aunque se haya quedado sin medalla.



«UN VIAJE ALUCINANTE».


Este fin de semana pasado, va a ser difícil de olvidar para mí. Por muchas cosas... 

Por visitar un lugar de ensueño como es el Valle del Genal, un rincón de la serranía de Ronda, en el que parece que "el tiempo se ha detenido", con sus pueblecitos desperdigados por todo el Valle, con sus bosques de castaños, en los que parece que "va a aparecer un gnomo de un momento a otro", y que te transmiten una paz, que no encuentras en el paisaje ruidoso y estresante de las ciudades... 


La entrega de medallas a las tres mejores veteranas federadas andaluzas. Paki fue 2ª, y aunque tal vez, no hubo demasiadas, el estar ya en el arco de salida, y el ser finisher, ya es una gran demostración de su valía.


Por poner de nuevo mi cuerpo "al límite", para superar un reto todavía más difícil que los anteriores que me había marcado, y finalmente, llegar a meta después de muchas horas en movimiento, con una noche "en blanco", sin dormir, además de no haber dormido casi nada la noche anterior (por culpa de "los vecinos de arriba" del bungalow), y muy poco también la anterior, por culpa de una migraña terrible (el estrés de los días antes de las carreras supongo que tiene mucho que ver),  corriendo sola durante unas horas de noche con la única compañía de la luz de mi frontal y algunos corredores que me encontraba en el camino... Toda una experiencia de superación en solitario...


Los ojos se abren a duras penas, después de la 2-3 noches pasadas en vigilia casi total. Pero aunque sea con horquillas, los párpados se sostienen hasta que se le diga al cuerpo que ya puede descansar.


Porque me encontraba bien, y decidí seguir adelante, dejando atrás a mis compis Dani y Rafa. 

Inolvidable también, por estar rodeada de un grupo de personas que para mí, son mi "otra familia", con las que me encuentro "muy a gusto", con las que me lo paso genial, y con las que iría a dónde fuera. 


No sabemos si el runner que está tirado por los suelos, está tumbado por cansancio, flipado por el síndrome de Stendhal por estar en el valle del Genal, o inconsciente por los castañazos recibidos en la cabeza. En todo caso, él no es Finisher. Las kabras, sí que lo fueron. Sortearon los objetos y se plantaron en meta.


Todos ellos, han tenido el valor de enfrentarse a esta dura prueba, y han demostrado que son personas que no se achantan ante cualquier problema, y que se dejan la piel para conseguir lo que se han propuesto. Estoy muy orgullosa de todos vosotros: Papi, Dani, Rafa, Alfredo, Isra, Eva, Paecito y, de nuestro "Ángel de la Guarda", Cris, a la que cada día quiero más, y a la que agradezco enormemente su entrega incondicional. ("Ya llegará tu momento… Jajajá").

A Papi, le doy las gracias por tirar de mí, cuando ya me dolía mucho la rodilla, y mis piernas no me respondían. Sin él, no sé lo que hubiera sido de mí, ¡Jajajá!



Y el trofeo como 3ª de la kategoría de Veteranas. Un cucharro de korcho, "para su saka".


Me gustan los ultras, ¡he de reconocerlo!, ¡jaja!, desde que los probé, el veneno se ha inoculado en mí, y por ahora, "no tengo cura", ¡jaja!... En éste año, ya llevo unos cuantos a mis espaldas, y el año que viene, no sé lo que pasará, pero, por ahora, tengo alguno marcado en el calendario.


Por último, agradecer enormemente a todo el resto de kabras, que nos han apoyado y nos han seguido... Un ABRAZO a tod@s.



PAQUI SERRANO.

P.D: Isra, tu llegada a meta ha sido la guinda del pastel en este fin de semana... ¡Espectacular!: ¡¡Paecito forever!!


Paecito, con su escoba, ha barrido todas las dudas que hubieran existido sobre él. Es un deportista de los pies a la kabeza. Y lo ha demostrado en uno de los sitios más duros donde no regalan para nada la medalla de fínisher. Pueden preguntárselo a los más de 100 abandonos que ha habido. Su abdomen no está fino-filipino, pero los gemelos que tiene, de puro acero, y el espíritu de valiente, le hace terminar, lo que otros no son capaces ni de empezar. ¡¡¡Bravo, mi niño!!!



          U.T. Gran Vuelta VALLE DEL GENAL. Sábado 25. Benarrabá 139,4 kms. 6750+ 
          PAQUI SERRANO,  27:32:36, C-VetF 3ª (Podio)  Pr:11'51" Gral 115/7F
          JuanMa Pedrosa, 27:32:36, C-M50M 12º  Pr:11'51" Gral 116/109M
          Alfredo Laguna, 28:35:01, C-VetM 50º  Pr:12'18" Gral 136/129M
          Daniel Santiago, 31:06:54, C-SenM 75º  Pr:13'24" Gral 173/164M
          Rafael Priego, 31:06:57, C-VetM 65º  Pr:13'24" Gral 174/165M
          Israel Roca, 33:25:06, C-VetM 73º  Pr:14'27" Gral 185/174M
          ********************************************************
          Eva Mª Blasco, 18:29:05, C-VetF 10º  Pr:11'33" Gral 188/10F (Aban:Júzcar Km.96)






No hay comentarios:

Publicar un comentario